miércoles, 23 de septiembre de 2009

Difícil futuro para Honduras

El retorno del depuesto presidente de Honduras Manuel Zelaya tomó por sorpresa al presidente de facto Roberto Micheletti, quien en su momento negó la permanencia de Mel en el país catracho.

Creo que la idea de Micheletti y los golpistas era que este suceso duraría por unos días y que todo quedaría en el olvido como ha pasado en muchos casos. Todos pensaban que este gobierno de facto se quedaría tomando las decisiones del país hasta entregar el poder en enero próximo.

Los que sufren verdaderamente en este conflicto es el pueblo hondureño, porque con cada toque de queda deben de refugiarse en sus casas con temor de que sean llevados a prisión. El comercio se ha visto afectado por el cierre de las fronteras y obviamente el derecho a manifestar.

Micheletti ha dicho que batallará y que no le importa las decisiones que tome la comunidad internacional, obviamente que a los políticos y grandes empresarios en nada les afectará pero al pueblo si, porque se hundirá mas en la pobreza y miseria provocando así un tremendo porcentaje de subdesarrollo.

El futuro de Honduras se ve muy difícil y complicado, una porque Micheletti no aceptará jamás el retorno de Mel a la presidencia, dos porque Zelaya insitirá hasta la muerte que sea restituído y tercero que la comunidad internacional no aceptará el ganador de las elecciones generales en noviembre próximo.

Lo único que se pide es que se haya conciliación porque se podría desatar una guerra civil complicando más la situación política y social del vecino país.

Lesther Castillo
Política Internacional

0 comentarios: